Cómo hacer queso cottage casero

Cómo hacer queso cottage casero

Fresco, granulado, cremoso... Es llegar al paladar y experimentar un sensación muy placentera que aumenta cuando su textura granulada explota lentamente… ¡Sí, es el queso cottage! Ese queso de origen inglés, hecho con leche de vaca, que además de un sabor exquisito, tiene una larga lista de beneficios alimenticios aptos para cualquier tipo de dieta: es bajo en grasas, aporta un alto contenido de carbohidratos y de proteínas. Aunque su venta en tiendas es habitual en toda Europa, en unComo.com te queremos enseñar una forma fácil de cómo hacer queso cottage casero para que puedas hacerlo adaptado a tu gusto. Sigue las siguientes instrucciones para preparar un rico queso cottage desde tu cocina.

2 horas Dificultad baja
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Para preparar queso cottage, lo primero que tenemos que tener claro es cómo queremos hacerlo. La leche puede ser de cualquier tipo y al gusto de cada consumidor y dieta: desnatada, semidesnatada, entera, con lactosa, sin lactosa, con más calcio... Lo dicho: al gusto de cada uno. Para las personas que les cuesta digerir la leche, siempre será más conveniente usar leche sin lactosa, y para aquellas que, por ejemplo, estén a dieta o les guste el sabor de una leche suave, les recomendamos la desnatada.

Por otro lado, puedes añadirle a la receta algunas especias como el orégano, el tomillo o las hierbas provenzales. Como la leche, la elección dependerá del gusto de cada paladar.

En cuanto tengamos los ingredientes decididos, es hora de empezar: exprime los 2 limones bien para sacar todo el zumo que puedas. Guarda cerca el zumo de limón porque tendrás que mezclarlo rápidamente con la leche en el paso número 3.

2

En cuanto el zumo de limón está preparado, rellena una olla con el litro de leche elegida y ponla a hervir en la cocina. ¡Pero cuidado! Deberás retirar la leche antes de que empiece a hervir. Este es el momento en el que empezarán a verse algunas burbujas y subirá el volumen de leche. Pero si quieres ser más exacto, también puedes usar un termómetro de cocina y esperar a que el líquido se encuentre a 90ºC. No te vayas muy lejos mientras tanto, ya que esto no tardará más de tres o cuatro minutos.

3

Nada más apartar la leche del fuego, vuelca el zumo y el cloruro de calcio dentro. Este último ingrediente es indispensable para que la leche quede cuajada, ya que refuerza la cantidad de calcio que el líquido contiene. Verás que inmediatamente comienzan a formarse grumos, mueve la mezcla despacio pero de forma constante hasta que la masa quede totalmente cuajada. El resultado final dependerá en gran medida de que movamos bien la leche y el zumo. Si nos pasamos y lo removemos demasiado, el queso quedará demasiado líquido, y si no lo hacemos lo suficiente, no llegará a cuajar como toca. Ten paciencia y estate atento.

4

Después de haber dejado reposar un poco la mezcla, al menos durante unos 10 o 15 minutos, trasládala a un bol colador y deja que se escurra bien durante al menos 60 minutos. Mientras tanto, puedes ir eligiendo las especies que vas a añadirle o pensando la receta que vas a hacer con el queso cottage. Este queso es perfecto para desayunos, ya que podemos untarlo fácilmente en unas tostadas, o para ensaladas. También se usa en repostería para acompañar a muchas tartas o crepes.

5

Pasados los 60 minutos, ya puedes colocar el queso cottage en el recipiente que prefieras y aliñarlo al gusto: añade sal y especias (orégano, romero, tomillo, hierbas provenzales...).

Un consejo: si ves que cuando lo retiras del colador, tiene muchos grumos para tu gusto (aunque el encanto del queso cottage es precisamente su textura), puedes alisarlo un poco añadiéndole un yogur natural y batiéndolo todo hasta que quede un queso que te agrade más.

6

En unComo.com te aconsejamos que consumas el queso cottage con alguna receta que contenga frutas. También puedes usarlo como un sustituto de las salsas en tus platos diarios. Aunque una de las formas más deliciosas de tomarlo es con tostadas o pan integral. Te recomendamos la siguiente receta para un desayuno redondo que solo te llevará unos 20 minutos de preparación. Los ingredientes que necesitas son:

  • Tostadas (tantas como quieras)
  • Queso cottage
  • Fruta (fresas, piña, aguacate, melocotón, plátano, manzana, pera...)

La forma de preparar este delicioso y saludable desayuno es muy simple:

  1. Primero, unta la tostada con queso cottage.
  2. Corta la fruta que hayas elegido en rodajas.
  3. Coloca las rodajas sobre la tostada.

Si eliges tomar las tostadas con aguacate, puedes añadirle por encima cebolla crujiente y chile picante. El resultado está para chuparse los dedos. También puedes combinar varias frutas, por ejemplo plátano, manzana y fresa, o piña y melocotón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer queso cottage casero, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.