Cómo hacer pudin de vainilla

Cómo hacer pudin de vainilla
Imagen: deliciousasitlooks.com

El pudin de vainilla es un postre cremoso, dulce y muy suave, ideal para complementar comidas más pesadas o servir cuando tenemos invitados. Esta sencilla receta nos ofrece la posibilidad de variar algunos de sus ingredientes y elaborarla de múltiples sabores, como por ejemplo chocolate, manzana o galletas. Si te gusta la idea y quieres probar este delicioso postre, sigue leyendo este artículo de unComo y descubre cómo hacer pudin de vainilla.

45 minutos Dificultad baja
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Para empezar a preparar el pudin de vainilla casero deberás mezclar en un recipiente la harina y el azúcar. Es recomendable que la harina esté tamizada para que, luego, se disuelva mejor. Luego, coge un cazo u olla e introduce la leche, el agua y la mezcla de harina y azúcar. Calienta a fuego medio y remueve de vez en cuando.

2

Es muy importante que remuevas con frecuencia la mezcla para evitar que la leche se queme. Cuando empiece a hervir baja el fuego y añade la vainilla. Puedes utilizar esencia de vainilla, el formato en polvo o dos vainas, lo que más te guste. Asimismo, la cantidad es al gusto, nosotros utilizaremos una cucharada de esencia.

3

Mientras se disuelven los ingredientes a fuego lento, bate la yema de huevo hasta que adquiera una textura espumosa y añádela a la mezcla. Deberás remover constantemente la masa del pudin de vainilla hasta que se espese por completo, puede que te lleve unos minutos.

Imagen: cocinaycomparte.com
4

Cuando la mezcla se haya espesado y adquirido la consistencia adecuada, apaga el fuego y deja que se enfríe un poco. Si quedan algunos grumos, puedes batirla un poco con las varillas eléctricas, a velocidad baja puesto que no queremos que se torne líquida. Después, vierte la mezcla en los moldes e introdúcelos en el frigorífico, el pudin de vainilla es un postre que se sirve frío. Deberás dejarlo durante dos o tres horas para que cuaje.

5

¡Y listo! Ya tienes tu pudin de vainilla terminado. Cuando estén fríos y bien cuajados, ya puedes servirlos y comerlos. Como ves, es una receta muy sencilla y deliciosa, anímate a prepararla y sorprende a los más pequeños de la casa. Si lo deseas, puedes decorarlos por encima añadiendo algunas virutas de colores o, incluso, sirope de chocolate o fresa.

Imagen: velocidadcuchara.com

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer pudin de vainilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Recetas.