Cómo hacer jengibre confitado

Cómo hacer jengibre confitado

¿Te gustaría comer el jengibre como si fuera un dulce o gominola? Pues presta atención a este artículo de unComo porque te ayudamos a hacerlo mediante esta receta de jengibre confitado. El resultado será un tentempié delicioso y diferente con un sabor dulce y picante a la vez, verás que es muy sencillo de preparar y que se necesitan muy pocos ingredientes. Sigue el paso a paso y sácale partido a esta raíz tan empleada en la cocina asiática y que cuenta con un sinfín de propiedades beneficiosas para nuestra salud.

Dificultad baja
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

El primer paso para hacer esta receta de jengibre confitado es pelar el jengibre para retirarle toda la piel y cortarlo, seguidamente, en forma de dados o tiras delgadas, según la forma que desees obtener. Para que el proceso sea más sencillo, te recomendamos pelar el jengibre haciendo uso de un pelador de patatas.

2

Una vez cortado, llena un recipiente con agua fría y coloca allí los trozos de jengibre para que reposen en remojo durante al menos 60 minutos. Pasado ese tiempo, cuela el jengibre y agrégalo en una olla con agua hirviendo; cuando hierva, deja que se cueza 5 minutos y vuelve a colar. En el caso de que quieras quitarle intensidad al sabor del jengibre, deberás volver a llenar la olla de agua y poner el jengibre a cocer de nuevo, realiza este paso dos o tres veces para rebajar, así, el fuerte sabor de esta raíz.

3

Ahora es el turno de preparar el almíbar que te servirá para confitar el jengibre. Primero, corta las vainas de vainilla por la mitad y extrae todas las semillas que hay en su interior. A continuación, coloca un cacerola o cazo en el fuego y agrega el agua, el azúcar, el zumo de limón (previamente exprimido), las semillas y las vainas de vainilla vacías. Remueve y espera a que hierva a fuego lento; en el momento en el que alcance el punto de ebullición, deberás añadir los trozos de jengibre y dejar que cueza durante 90 minutos aproximadamente.

4

Transcurridos los 90 minutos, deja que la mezcla se enfríe y viértela en un recipiente o bote alto con tapa, ciérralo y colócalo en el frigorífico. Debes dejarlo en la nevera un día entero y cuando hayan pasado 24 horas, sacarlo, poner el jengibre a escurrir durante 60 minutos y, para finalizar, espolvorear un poco de azúcar por encima. ¡Listo! Ya tendrás tu jengibre confitado preparado para ser degustado, esperamos que te guste.

5

Si te ha gustado esa receta y quieres descubrir nuevas formas de preparar el jengibre, entonces no te pierdas los siguientes artículos:

  • Cómo usar el jengibre en la cocina
  • Cómo usar el jengibre molido
  • Cómo preparar una infusión de jengibre

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer jengibre confitado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.