Cómo hacer caramelos blandos caseros

Cómo hacer caramelos blandos caseros

Vamos a hablar de caramelos masticables, esos que se derriten en tu boca, muy dulces, e increíblemente adictivos. Para esta receta de caramelos, necesitas leer la receta completa antes de empezar, asegurarte de tener los utensilios adecuados y usar un termómetro fiable. Sigue leyendo este artículo de unComo en el que te descubrimos cómo hacer caramelos blandos caseros.

Dificultad media
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Cubre la bandeja para hornear con papel para hornear y aplica spray antiadherente sobre él.

2

A fuego medio, calienta la crema, la manteca, y la sal en una cacerola hasta que la manteca se derrite. Retira la cacerola del fuego.

3

En una cacerola más grande, combina el azúcar, el jarabe de maíz, y el agua. Revuelve hasta que el azúcar se humedece uniformemente y forma una pasta gruesa. Limpia los lados de la cacerola con una espátula húmeda para que no queden cristales de azúcar por encima de la mezcla. Inserta el termómetro de azúcar en la mezcla. No revuelvas después de este punto.

4

Lleva la cacerola grande al fuego medio-alto. Deja que el jarabe comience a hervir sin revolver. Al principio verás pequeñas burbujas alrededor del borde de la cacerola, que con el tiempo se mueven hacia el interior. Alrededor de 160º C, el jarabe se oscurece ligeramente y huele similar al caramelo. Puedes continuar con el siguiente paso una vez que el caramelo alcanza esa temperatura.

5

Apaga el fuego. Lentamente, vierte la crema caliente en el jarabe de azúcar mientras bates con cuidado. El jarabe de azúcar triplicará en tamaño. Deja de batir una vez que has añadido toda la mezcla de crema y manteca.

6

Coloca la cacerola a fuego medio-alto. Deja que el caramelo hierva sin revolver. Tendrá un aspecto amarillo cremoso y con el tiempo se oscurece a marrón rojizo. Retira del fuego cuando el caramelo llega a los 120º C.

7

Rápidamente agrega la vainilla y bate. Vierte los caramelos en el la bandeja para hornear. No raspes la olla. Deja la bandeja con los caramelos a un lado para que se enfríen. Por lo menos durante 2 horas o idealmente, toda la noche.

8

Cuando los caramelos se hayan endurecido, sácalos de la bandeja tirando el papel para hornear y sobre una tabla para cortar. Corta los caramelos con un cuchillo muy afilado.

9

Envuelve cada caramelo blandito en papel enmantecado y tuerce los extremos para cerrarlos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer caramelos blandos caseros, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Recetas.