Cómo elegir una piña madura

Cómo elegir una piña madura

Aprende a escoger las piñas más maduras del supermercado y disfruta del sabor más dulce de esta fruta. En invierno es cuando comienza la temporada de piñas, un momento ideal para conseguir hacerte con esta fruta deliciosa, repleta de nutrientes y propiedades perfectas para que nuestro cuerpo esté en óptimas condiciones. La piña es un ingrediente perfecto para conservar la juventud de nuestro organismo puesto que está repleto de antioxidantes y, además, actúa como un limpiador natural gracias a su acción diurética que potencia la eliminación de toxinas por vía natural.

Puedes tomarla tanto de forma natural como elaborando jugos, batidos o mezclándola en tus recetas para conseguir aprovechar todos los beneficios y deleitarte con su estupendo sabor pero, para ello, es esencial que sepas escoger las mejores porciones y, por eso, en unComo vamos a enseñarte cómo elegir una piña madura para que tenga el sabor perfecto.

Pasos a seguir:
1

Uno de los indicadores que te ayudarán a elegir una piña madura es el aroma que desprende este fruto. Ten en cuenta que los alimentos tienen diferentes olores dependiendo del momento en el que se encuentren, por este motivo, una piña madura la podrás reconocer porque su aroma es muy dulce y pronunciado, en cambio, las que están más verdes suelen proferir un olor muy poco intenso o ninguno.

También podrás detectar si la maduración está en un estadio avanzado si, al oler la porción, detectas que desprende un aire como a alcohol o a vinagre. Esto ocurre porque la fruta está demasiado madurada y, por tanto, ya ha fermentado; en este caso es mejor que escojas otra para que su sabor sea excelente.

2

Fijarte en la cáscara de la piña también es una buena manera de averiguar si está o no madura. Ten en cuenta que una piña en un óptimo estado de maduración mostrará la cáscara de un color dorado y, por contra, si ves que el color es más verdoso es porque aún no ha madurado lo suficiente y, por tanto, su sabor será más amargo y su carne más dura.

Además de esto también puedes saber si la fruta está en buenas condiciones presionando levemente su cuerpo y valorando que su textura sea suave. Piensa que una piña madura estará tierna y será fácil de masticar, sin embargo, si está demasiado verde su sabor estará más amargo pero, además, su carne estará bastante dura y será difícil de poder comer.

En este artículo de unComo te descubrimos más secretos para que puedas seleccionar una piña.

3

Para poder elegir una piña madura también tendremos que fijarnos en las hojas de esta fruta y, de hecho, esta es una de las tácticas más populares y que más gente sigue. Para hacer dicha comprobación tendrás que cortar una hoja del centro de la corona (las hojas que tiene en la parte superior) y comprobar su color: si está verde, la piña está en un momento ideal para ser consumida; si está amarillenta o de un tono anaranjado entonces la fruta está demasiado madura y está en proceso de fermentación.

También puedes observar lo dura que está cuando intentas arrancar una de sus hojas pues si se suelta con facilidad, entonces está madura y perfecta para consumir pero sin, en caso contrario, cuesta mucho arrancar la hoja es posible que aún esté verde.

4

Según el peso que tenga esta fruta también podemos valorar si está en el momento adecuado para ser consumida. Cógela y valora si es lo suficientemente pesada como para albergar zumo en su interior, en caso de que tenga un peso ligero es porque todavía no ha madurado lo suficiente como para que aparezca jugo y, por tanto, no estará preparada para ser consumida.

5

Ahora puede venirte una duda muy frecuente a la mente: ¿cómo conservar una piña madura? Para evitar que fermente y que, por tanto, esta fruta se eche a perder puedes intentar alargar su vida con unos sencillos trucos de conservación que te ayudará a que dure más tiempo en buenas condiciones.

Si, por ejemplo, decides preparar tu propio jugo de piña natural debes saber que te aguantará como mucho 1 semana en la nevera pero si quieres que te dure más tiempo un buen truco es que la congeles en un recipiente de plástico y, así, podrás disfrutar de su delicioso sabor. Pero no hará falta que prepares un zumo sino que, simplemente, puedes pelar y cortar la fruta congelándola y, de esta forma, siempre que quieras una piña madura podrás sacarla y comerla. El tiempo máximo que debería estar congelada son 6 meses para asegurar que aún te proporciona nutrientes esenciales. En unComo te contamos cómo pelar una piña por si no sabes muy bien cómo hacerlo.

Si no quieres congelarla, también existe la posibilidad de que la guardes en un recipiente cerrado y la metas en el congelador ¡sin cortar! Si la cortas, tan solo te durará 2 o 3 días su sabor y, en cambio si la guardas entera te puede llegar a durar una semana antes de empezar a fermentar y modificar su sabor.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo elegir una piña madura, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.