Compartir

Cómo deshidratar manzanas

 
Por Eleonor Fischer. 23 noviembre 2020
Cómo deshidratar manzanas

Deshidratar es una técnica muy antigua, la cual consiste en eliminar la mayor parte del agua que contienen los alimentos con la finalidad de conservarlos. Este método es muy ventajoso, ya que la pérdida de vitaminas resulta mucho menor que en otras técnicas. Además, los alimentos adquieren un sabor más intenso, debido a la concentración de azúcares naturales. ¿Lo mejor de todo? Deshidratar frutas o verduras te ayuda a disfrutar de ellas durante todo el año sin necesidad de ningún tipo de conservante.

Por esta razón, en unCOMO compartimos contigo cómo deshidratar manzanas de forma casera. Podrás aprovechar las manzanas deshidratadas en preparaciones como cereales, galletas, budines, brownies, trufas (brigadeiros), tortas navideñas, aperitivos, etc. Además, te servirá parar decorar tortas, cheesecakes, ensaladas, tostadas, smoothies, arroz con leche, mugcakes, pan nube, o simplemente para degustar como snack saludable.

También te puede interesar: Cómo deshidratar plátano

Cómo deshidratar manzanas en el horno

Utilizar el horno para deshidratar manzanas rápido se podría considerar como la forma más cómoda de hacerlo, aunque tiene una desventaja: los hornos no pueden alcanzar temperaturas inferiores a los 70-80 ºC; a diferencia de los deshidratadores que manejan temperaturas que pueden descender hasta 40-55 ºC.

Si la menor temperatura de tu horno casero es muy alta, pueden pasar dos cosas: se quema la fruta o se acelera el tiempo de secado y se pierden vitaminas y enzimas. Sin embargo, como ocurre en todo lo relacionado con la cocina, aplicando algunos truquillos, aprenderemos cómo deshidratar manzanas paso a paso en el horno sin problema alguno:

  1. Compra manzanas maduras y de calidad. Evita manzanas verdes, magulladas o demasiado maduras. En nuestro artículo Cómo elegir la fruta para secar te contamos más al respecto.
  2. Precalienta el horno a la temperatura más baja que pueda alcanzar (70 ºC o 80 ºC), aunque la temperatura ideal serían 54 ºC.
  3. Lávate muy bien las manos, al igual que los utensilios que emplearás.
  4. Prepara un bol con agua y 1 cucharada de bicarbonato. Sumerge las manzanas en el recipiente y déjalas que reposen durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, aprovecha la misma agua y frótalas suavemente con tus manos. Por último, enjuágalas debajo del grifo para retirar la solución.
  5. Sécalas muy bien con papel absorbente o una toalla muy limpia.
  6. Corta las manzanas en rodajas muy delgadas. Usa una mandolina o, si no tienes, un cuchillo bien afilado. En este último caso, ten mucho cuidado al manipularlo. Recuerda, las piezas necesitan ser muy finas, pues así se deshidratan con más facilidad. Por otra parte, cada pieza debe tener un corte tan parejo como sea posible para que se sequen uniformemente.
  7. Acomoda las rodajas sobre una bandeja cubierta con papel de horno. Distribuye las rodajas dejando espacio entre sí para que circule el calor adecuadamente.
  8. Espolvorea las piezas con especias (opcional). Si te apetece, añade alguna especia en polvo, por ejemplo: canela, nuez moscada, clavos, entre otros. Otra opción, sería agregar las especias después del proceso de deshidratación.
  9. Hornea durante 90 minutos dejando la puerta del horno entreabierta para que la fruta se deshidrate poco a poco. La apertura debe ser de unos 5 centímetros.
  10. Pasado ese tiempo, saca la bandeja, voltea las rodajas de manzana y regresa la bandeja al horno. El tiempo que te sugerimos es aproximado, debes adaptarlo a tu horno. Además, debes considerar el grosor de las piezas, la humedad en el ambiente y la humedad de la fruta.
  11. Hornea por 60 minutos más o hasta que las rodajas estén secas. Comprueba que la fruta está en su punto, sacando una pieza y cortándola por la mitad para detectar si aún tiene restos de humedad. Debe sentirse seca y flexible por dentro y por fuera. Si al tacto está frágil, se pasó de tiempo. Si está húmeda, le falta exposición al calor.
  12. Deja que las piezas se enfríen a temperatura ambiente. Una vez frías, consérvalas en un frasco de cristal previamente esterilizado.

Si usas deshidratador en vez de horno, el tiempo de deshidratación de las piezas de manzana, podría durar aproximadamente 5 horas, a una temperatura de 54 ºC. Eso sí, necesitas tomar en cuenta la humedad del lugar, y el grosor de las piezas y la potencia del artefacto, ya que todo esto influirá en el tiempo.

Cómo deshidratar manzanas - Cómo deshidratar manzanas en el horno

Cómo deshidratar manzanas al sol

Esta técnica ancestral para deshidratar manzanas de forma natural resulta accesible siempre y cuando cuentes con un lugar donde puedas exponer las piezas al sol (en un clima que oscile cerca de los 40 °C). Entre sus desventajas, se destacan: el tiempo de secado sujeto a la variabilidad del clima y la exposición del alimento a elementos externos, por lo cual a veces no resulta muy higiénico.

A pesar de lo expuesto antes, mucha gente sigue empleando este procedimiento, pues resulta una alternativa económica y ecológica. Así que si quieres aprender cómo deshidratar manzanas al sol, simplemente sigue los siguientes pasos fáciles:

  1. Adquiere manzanas maduras en su punto.
  2. Lávate muy bien las manos. Hazlo durante mínimo 15 segundos para que sea efectivo. Además, lava los utensilios que usarás.
  3. Lava las manzanas y sécalas muy bien. Usa preferiblemente papel absorbente para secarlas.
  4. Rebana las manzanas en rodajas muy delgadas. Usa una mandolina o un cuchillo bien afilado. En lo posible, procura que cada pieza tenga un corte parejo. De la misma manera, todas las rodajas deben ser muy semejantes entre sí.
  5. Distribuye las piezas sobre una rejilla. Sirven las rejillas del horno o una tela metálica o plástica que puedas adaptar para que sirva como rejilla.
  6. Disponlas dejando espacio entre sí. La prioridad es procurar que circule el calor adecuadamente.
  7. Cúbrela con tela de mosquitero. Así evitas que los insectos contaminen las rodajas de manzana. Si es posible, acomoda la tela de manera que no toque las rodajas, solo las proteja.
  8. Voltea las rodajas mínimo 1 o 2 veces al día. Será mejor aún si puedes voltearlas cada 3-6 horas.
  9. Recoge las rejillas en la noche. De esta manera, evitas que la fruta tenga contacto con la humedad que se produce en la noche, así como con ciertos animales. Al día siguiente, coloca de nuevo las rejillas desde muy temprano.
  10. El tiempo de secado será entre 1-3 días. Esto puede cambiar dependiendo de las condiciones climáticas (humedad, lluvia, etc.).
  11. Retira el producto listo. Sabrás que las rodajas de manzana están en su punto cuando no tengan ningún rastro de humedad. Corta una pieza y compruébalo.
  12. Conserva las piezas en un tarro de cristal esterilizado. Etiqueta el envase colocando fecha y nombre del producto. Guarda el frasco en un lugar seco y oscuro.

Puedes usar también un deshidratador solar. El proceso será más higiénico y tendrás un mejor control del calor. En el mercado existen muchas opciones de modelos si planeas deshidratar frutas y verduras de forma habitual.

Además de las frutas y las verduras, también puedes secar las plantas para aprovechar sus beneficios. Descubre más en nuestro artículo Cómo secar plantas medicinales.

Cómo deshidratar manzanas - Cómo deshidratar manzanas al sol

Cómo deshidratar manzanas en microondas

Si quieres disfrutar de deliciosos trozos de manzana deshidratados, pero no quieres esperar largas horas, te irá mejor este método exprés si quieres saber cómo secar manzanas. El microondas nos proporciona la opción más rápida para deshidratar manzanas, aunque debes tener cuidado, pues esa misma rapidez puede quemar la fruta. Sigue los pasos a continuación para que sepas cómo deshidratar frutas en el microondas sin inconvenientes y disfrutes de unas chips de manzana rápido:

  1. Compra manzanas maduras y de calidad.
  2. Lava tus manos y los utensilios de cocina.
  3. Lava las manzanas, sécalas y, opcionalmente, pélalas.
  4. Córtalas en tiras muy delgadas. Si cortas las manzanas con mandolina, sería lo ideal. Si usas cuchillo, trata de lograr un grosor entre 0,5 cm y 1 cm.
  5. Distribuye las rodajas de manzana, sobre un plato especial para microondas (o sobre el vidrio del mismo). No las pongas una sobre otra y sepáralas entre sí.
  6. Selecciona la función de descongelado. De lo contrario, las piezas se quemarán.
  7. Programa el tiempo para aproximadamente 30-45 minutos. Aplica intervalos de tiempo de 10 minutos. Cerciórate en cada intervalo si se están secando las ruedas de forma pareja, y voltéalas. En muchos casos, basta con 30 minutos, pero todo depende de la potencia de tu microondas. Por esta razón, si observas que casi están secas las rodajas, comienza a aplicar intervalos de segundos, en vez de minutos.
  8. Comprueba que la fruta está en su punto. Saca una pieza, córtala y verifica que tenga las siguientes características: flexible al tacto y sin ningún rastro de humedad.
  9. Una vez listas, deja que las ruedas de manzana se enfríen a temperatura ambiente.
  10. Guárdalas en un tarro de vidrio esterilizado, una vez frías. Identifica el frasco con fecha de envasado y el nombre del producto.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo deshidratar manzanas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.

Consejos
  • Una fruta bien deshidratada, posee una consistencia flexible y una textura semejante al cuero.
  • Si la fruta deshidratada, se sobre expuso al calor, resulta fragil al tacto, y pierde sus nutrientes.
  • Guarda el tarro con fruta deshidratada, en un lugar seco y oscuro.
  • Este producto podría durar 6 meses, y hasta más, si se mantiene cerrado hermeticamente.
  • Este tipo de alimento, debería hidratarse, antes de emplearse.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo deshidratar manzanas
1 de 3
Cómo deshidratar manzanas

Volver arriba