Compartir
Compartir en:

Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber

Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber

Cuando cocinas, a veces te sobra parte de lo que has preparado y es una pena que se eche todo a perder. Por suerte, hay pequeños trucos para conservar bien todo tipo de alimentos, como la congelación. En el caso de las berenjenas, no importa si las has hecho rellenas, fritas, cocidas, rebozadas o si son berenjenas frescas, siempre hay una manera para congelar correctamente tus comidas en cada ocasión. Si te encanta cocinar esta hortaliza y quieres saber cómo congelar berenjenas, todo lo que tienes que saber está en este artículo de unCOMO.

También te puede interesar: Cómo congelar aguacates

Cómo congelar berenjenas frescas

A continuación te explicamos cómo congelar berenjenas crudas paso a paso:

  1. Pela y corta las berenjenas en rodajas. Es mejor conservar la berenjenas cortadas y peladas que enteras, si están frescas.
  2. Hierve agua y añádele medio vaso de limón (125 ml).
  3. Prepara mientras tanto un recipiente con agua y cubitos de hielo y espera a que esté bien fría.
  4. Mete las rodajas de las berenjenas en el agua hirviendo 3 minutos y escáldalas. Esto hará que, gracias al limón, se destruyan las enzimas que provocarían la descomposición de la hortaliza, sin llegar a perder su valor nutricional.
  5. Agrega rápidamente las berenjenas al agua helada para detener la cocción. Espera unos 4 o 5 minutos hasta que estén bien frías. Si es necesario, añádele más cubitos de hielo.
  6. Drena las rebanadas de berenjena en varias capas de servilletas, hasta que absorban todo el líquido.
  7. Utiliza una bolsa con envasado al vacío para congelar tu hortaliza. También puedes usar una bolsa hermética apta para congelados, pero en ningún caso se recomienda un recipiente de cristal porque podría explotar.

Cómo congelar berenjenas rellenas

Hay dos formas de congelar las berenjenas rellenas:

  1. Pon las berenjenas en una bandeja.
  2. Envuelve el recipiente con film transparente. Vigila que no se filtre nada de aire.
  3. Introdúcelo en el congelador.
  4. Disfruta de ellas cuando las saques.

También puedes meterlas en un tupper de plástico en vez de en una bandeja. Pero si no tienes espacio suficiente para congelar las berenjenas con una bandeja o tupper, te damos esta otra opción para la escasez de espacio:

  1. Coge un plato y mete una o dos berenjenas (las que te quepan) en el congelador durante 2 o 3 horas.
  2. Pasado ese tiempo, sácalas y envuélvelas individualmente con film transparente. Estarán lo suficientemente duras como para que no se te chafen o se manche el film.
  3. Si tienes más berenjenas rellenas por congelar, repite los dos primeros pasos.
  4. Mete en el congelador todas las berenjenas que tengas de forma individual. Intenta no poner nada encima por error en el futuro.

Si quieres saber más, puedes leerte este artículo sobre Cómo hacer berenjenas rellenas.

Cómo congelar berenjenas fritas

Si quieres conservar las berenjenas fritas que te han sobrado, te explicamos cómo hacerlo paso a paso:

  1. Pon las berenjenas en papel de cocina para que absorban todo el aceite sobrante.
  2. Coge film transparente y coloca las berenjenas encima, una al lado de la otra. No pongas más de 4 o 5.
  3. Envuélvelas con film otra vez y comprueba que queden planas.
  4. Pon más berenjenas fritas encima otra vez, y sigue el paso 3. Si tienes muchas berenjenas, haz capas.
  5. Por último, comprueba que el film transparente haya sellado bien las berenjenas fritas y mételas en el congelador.

Si quieres saber más, lee nuestro artículo sobre Cómo freír berenjenas.

Cómo congelar berenjenas rebozadas

Si te estabas preguntando si se pueden congelar las berenjenas empanadas, la respuesta es sí. Las berenjenas rebozadas normalmente suelen tener un poco más de grosor, así que en unCOMO te aconsejamos que sigas estos pasos para congelar las berenjenas rebozadas correctamente:

  1. Drena todo el aceite de las berenjenas rebozadas con papel absorbente de cocina. Es importante que lo hagas para que se conserve mejor la comida.
  2. En este caso, te recomendamos que uses bolsas herméticas o un tupper para congelarlas, ya que con el film transparente podrían chafarse o deformarse un poco si no se va con cuidado.
  3. Mete las berenjenas rebozadas con el método que hayas elegido en el congelador.
  4. Al estar rebozadas, añádele la fecha con un rotulador o una etiqueta para que no se te olvide cuándo las congelaste. Ten en cuenta que un producto rebozado puede durarte menos tiempo en el congelador que un producto fresco o crudo.

Si quieres saber más, lee este artículo sobre Cómo hacer berenjenas rebozadas.

Cómo congelar berenjenas cocidas

Si, en cambio, lo que quieres es congelar berenjenas cocidas, te recomendamos que sigas estos pasos:

  1. Separa las berenjenas cocidas que quieras congelar y drénalas con varias capas de papel de cocina.
  2. Utiliza un tupper hermético de plástico (nunca de cristal).
  3. Introduce las berenjenas cocidas en el tupper y comprueba que esté bien cerrado y no hayan grietas ni fisuras, ya que el aire del congelador estropea los alimentos.
  4. Ten en cuenta que no debes llenar el tupper hasta arriba, porque la comida al congelarse aumenta de tamaño y puede romper el recipiente.
  5. Mete el tupper con las berenjenas cocidas en el congelador y disfruta de ellas cuando quieras.

Ahora que ya sabes todo lo que tienes que saber sobre cómo congelar berenjenas correctamente, puede que te interese este artículo sobre Cómo conservar berenjenas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber
1 de 3
Cómo congelar berenjenas - todo lo que tienes que saber